14/5/12

Luchemos por un Mundo sin Fronteras...

Hoy en día se acostumbra, a ver la vida con mucha frialdad, se prefiere a los individuos que en apariencia se mantienen libres de alguna limitación, y cuando se encuentra una persona con capacidades diferentes se le mira y trata de distinta manera, en ocasiones se convierte en el artista de circo, pero sin remuneración económica ni afectiva.
Por lo regular la gente cree que nunca se verá inmerso en una situación similar, y tiene la tendencia de juzgar a la ligera sin ponerse a pensar lo que implica vivir constantemente bajo las garras de la discapacidad.
Un ser humano que vive y disfruta de todas sus capacidades, puede cambiar su vida con un accidente o enfermedad mal cuidada como la Diabetes. ¿Quién se pone a pensar en ésta situación?
La gente con capacidades diferentes tiene que cubrir sus necesidades para vivir, y abastecerse por sí misma.
Se cree que son diferentes, se les ve limitados, el mundo laboral les cierra las puertas o cuando se trata de un profesional técnico, desvalorizan su trabajo mediante el pago de un salario menor al que le corresponde.
Sin embargo en otros ámbitos se les exige igual o más que a sus compañeros. ¿De que se trata?
Los automovilistas que no tienen necesidades diferentes fácilmente ocupan los lugares reservados para aquellos que sí lo necesitan, es decir para los que carecen de sus extremidades, o la función de éstas está disminuida y no pueden caminar, o lo hacen con muchas dificultades, y casos similares; el usuario del transporte público y privado tampoco se digna a respetar los lugares que pertenecen al individuo con necesidades especiales.
Hoy en día es tiempo de expandir nuestra conciencia ACEPTANDO a los individuos con capacidades diferentes tal y como ellos son; ya que estas personas desarrollan otras facultades, como recompensa de las capacidades faltantes o disminuidas, las aptitudes alternas le ayudarán a sustituir el miembro que le haga falta.

De lo anterior podemos inferir que la discapacidad es un reto y que todos los seres humanos que habitamos dentro de éste planeta tenemos el derecho para desarrollarnos (emocional, intelectual, y laboralmente) y ser hombres o mujeres de bien. Sin sufrir discriminación o calificativo alguno.

Jeftzibá Torres
Print Friendly and PDF

6 Luces en mi Camino...:

Celia dijo...

Te aplaudo, amiga. Cierto es todo lo que dices. ¿Sabes? Quien discrimina, es que aún no se ha mirado. Todo lo que hagas mal o bien, con los caminantes de la vida, te será devuelto.
Si de una vez por todas aceptamos que todos somos Uno, la vida comenzará a sonreír.
Un fuerte abrazo para ti, y gracias por compartir tanta belleza de pensamiento.

José Ramón dijo...

Roxana Estupendo el post que nos has dejado cuanta belleza en sus letras.
Saludos desde…
Abstracción textos y Reflexión.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Todos somos discapacitados en algo, interno, externo...
así que más vale callar, mirarse, observarse, comprender y tener el Amor de la Compasión en la mente, el Corazón y las manos.


Un abrazo.

Paz en unidad dijo...

Precioso blog, Roxana!

Hasta que el hombre o mujer no despiertan a la Presencia de Dios dentro de ellos no pueden trascender los juicios, apegos o discriminaciones. Nodsotros creamos nuestras causas de sufrimiento según nuestro nivel de conciencia.

Besos hermana... que se unen a los tuyos!

Carmen Mariae

Anónimo dijo...

te extraño mucho amigita porque ya no estas en twiter te mando muchos abrazos y espero te encuentreas bien Dios te Bendiga Siempre Pita_Valle

Caminante Silencioso dijo...

¿Quién no carece de la plenitud de sus capacidades?...
Juzgamos muchas veces,como discapacitados a quienes tienen alguna limitación según la mirada de la sociedad.
Pero olvidamos que al hacerlo,tenemos en nosotros mismos la peor de las discapacidades: el olvidar que somos todos seres sintientes,y que vamos por las calles marcando las diferencias con nuestras propias máscaras cotidianas,impuestas por los roles y los miedos.
No hay discapacidad más profunda que el marginar al diferente,sea cual fuere su diferencia...porque eso es muestra de que,aún con total funcionalidad física,seguimos encarcelados en la sensación impuesta de separación hacia nuestros hermanos.
Retornar a la unión del corazón con la mente es el camino para acabar con la peor de las discapacidades:la deshumanización.

Publicar un comentario

Gracias por pasar por aquí y dejar un Rayito de tu Luz... Es valiosa para mi tu opinión.